Hace tiempo que no escribo nada, fundamentalmente por dos razones. La primera es que no tengo tiempo y la segunda es, que no tengo demasiado que contar.

No tengo tiempo porque, cuando no estoy de guardia (que, por cierto, están siendo bastante malas), estoy intentado dormir, y si no, estoy en mi piso pintando, empapelando, limpiando o cualquier cosa que acabe en -ando. Y claro, cuando estoy en casa, lo que menos me apetece es encender el ordenador y escribir lo primero que se me ocurra.  Y digo lo primera que se me ocurra porque, no tengo nada interesante que contaros ya que mi vida transcurre entre “boxes” y latas de pintura y cola.

De hecho, lo más interesante que me ha pasado en los últimos tiempos es la noticia de que, si todo va bien, en unos meses seré tía y además madrina (esto último no creais que me gusta demasiado, sobre todo por el “ritual” que implica), pero no puedo negar que me hace mucha ilusión lo de ser tía!! Casi tanta como la de ver cómo poco a poco un piso que parecía viejo y dejado se va convirtiendo en un hogar…en MI hogar, con sus detalles exclusivos, reflejo de mi, en ocasiones, extravagante personalidad. Y lo que más me gusta es verlo “crecer” gracias a mi esfuerzo (y al de mi familia, claro, que arriman el hombro en todo lo que pueden). Aún quedan unas semanillas para verlo terminado, pero estoy segura de que no dejará a nadie indiferente (para bien o para mal).

Bueno, voy a dejar esto ya que necesito recuperar fuerzas para enfrentarme a otra terrible semana…

PD: Sólo quedan 19 días para poder volver a ver a Yann Tiersen en directo!!!!!

Anuncios