Hoy, mientras veía las noticias (cosa que no suelo hacer habitualmente más que nada porque hay días en los que salgo del trabajo con el alma por los suelos y no quiero echar más leña al fuego), a propósito de un reportaje sobre la educación en Argentina, donde quieren acabar con la desigualdad en el acceso a los estudios (los que tienen dinero estudian y los que no, no), ha salido un señor mayor de unos 70 años (así a ojímetro) y ha dicho una frase que me ha dejado “pasmada”, pues a pesar de la sencillez de la misma, lo que significa es una verdad como un templo.

“Cuanto más grandes son las escuelas, más pequeñas son las cárceles y más pequeños los hospitales.”

No necesita más comentarios, no?

Anuncios