La mediocridad… Una palabra que podría ser como otra cualquiera pero que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una palabra terrible, insultante en la mayoría de los casos. Sin embargo, si buscamos su significado en el diccionario… bueno, no nos saca de pobres: “cualidad de mediocre”. Centrémonos pues en ese término, en la palabra mediocre. En la RAE se define como “De poco mérito, tirando  malo”… vale, es algo poco agradable pero el caso es que ésa es su segunda acepción pues la primera, la más válida (por así decirlo) es, simple y llanamente, “de calidad media”. Y digo yo ¿qué hay de malo en eso?¿Tan terrible es ser como la media? Para algunos puede que sí pero no me parece tan horrible permanecer en el anonimato, confundirme con el resto de la gente, pasar desapercibido, no llamar la atención… pasar sin pena ni gloria. No resulta tan desagradable como uno pudiera pasar el ser mero espectador mientras la acción se centra en otros.

Lo bueno, por no decir lo mejor, de ser mediocre es darse cuenta de que uno lo es. Aunque quizás eso sea una ironía pues si uno asume que es mediocre ya hace más de lo que hace la mayoría lo cual le convierte en algo diferente, por encima de la media (es decir, que perdería su mediocridad). Pero, obviando esto, si uno asume que lo es, y lo acepta como tal, entonces llega el fin de la frustración. Si uno asume que nunca será el mejor hijo, o el mejor padre, o el mejor amigo, o el mejor en su profesión, o… bueno, que no será el mejor en lo que quiera que sea, sencillamente podrá dedicar su energía en algo más provechoso. Eso no significa que uno no ponga empeño o esfuerzo en dar lo mejor de sí mismo, por supuesto, pero siempre sin perder de vista quién es y hasta dónde puede llegar. Por el contrario, si uno se empeña en no verlo, la frustración será la emoción que marque su vida pues dedicará la mayor parte de su tiempo a alcanzar lo inalcanzable. No conseguirá otra cosa que infelicidad.

Así pues, brindo por los mediocres, por su felicidad y su coherencia. Brindo por mí.

 

Anuncios